Ferretería
¿Qué secadora elegir?

¿Qué secadora elegir?

¿Qué secadora elegir?¿Condensación o bomba de calor?

La secadora se ha convertido en un imprescindible junto a la lavadora, sobre todo en una zona más húmeda donde la ropa cuesta bastante secarse y se impregna con olor a humedad. Pero, aunque no vivas en zonas con mucha humedad, en invierno es un aparato útil cuando llueve todos los días y no se puede tender fuera. Además, facilita el planchado y deja los jerséis y toallas más mullidos y suaves.

En este blog explicaremos las diferencias entre estos dos tipos de secadoras para ayudarte a elegir a la hora de adquirir una.

Secadoras de condensación

Las secadoras de condensación son más sofisticadas , aunque el aire igualmente se caliente usando resistencias eléctricas, pero tras pasarlo por el bombo (aire húmedo y caliente) se extrae la humedad haciendo que pase por un intercambiador refrigerado con aire exterior que condensa la humedad y cae a un depósito de recogida de agua.

¿Cómo funciona una secadora de condensación?

El aire se calienta por medio de una resistencia eléctrica y se convierte en vapor de agua que al enfriarse cae en un depósito. Algunos modelos tienen la posibilidad cambiar el depósito de agua por un desagüe, evitando tener que vaciar siempre el depósito.

Gracias a que se tienen libertad de instalación, son las más demandadas del mercado.

Ventajas e inconvenientes de las secadoras de condensación

Ventajas

-Contiene tecnología más sofisticada.
-Consumen menos energía porque poseen mayor eficiencia energética.
-La instalación es más sencilla puesto que no necesita salida al exterior y se puede colocar en cualquier parte.

Inconvenientes

-Es necesario variar el depósito de agua de forma periódica.
-El precio es más elevado.

Secadoras de bomba de calor

El último tipo es la secadora de bomba de calor que, al contrario que la anterior, no usa resistencias eléctricas para causar calor. En su lugar, usa una bomba de calor, siguiendo un uso parecido a las de condensación, aunque no calientan el aire varias veces, por lo que permite ahorrar en energía.

El ciclo de secado consiste en la repetición del proceso varias veces: calentar el aire, que este circule dentro del tambor, extraer la humedad y volver al principio. En lugar de intercambiador contiene evaporador y son más eficientes.

¿Cómo funcionan las secadoras de bomba de calor?

Como ya hemos indicado, usan las bombas para calentar el aire en lugar de usar resistencias eléctricas. El aire, una vez caliente, pasa al tambor para extraer la humedad de la ropa y esta humedad se condensa y el aire ya frío se reutiliza de nuevo.

Además, consumen menos energía, siendo mejor opción si se busca ser respetuoso con el medio ambiente. Incorporan tecnología más innovadora al usar una bomba para calentar el aire.

Su funcionamiento es similar a un deshumidificador y posee la ventaja de que es muy eficiente, ya que el calentamiento por bomba de calor es más eficaz que usando resistencias.

Ventajas e inconvenientes de la bomba de calor

En este tipo de secadoras podemos encontrar entre sus bondades y defectos:

Ventajas

-Es el modelo más eficiente.
-Poseen muy buena valoración y tiene más prestaciones (variedad de programas, menor ruido, etc.).

Inconvenientes

-El precio es mayor que otros tipos de secadoras.
-Pueden sufrir mayor número de averías.
-El programa de secado puede ser más lento.

¿Qué tipo de secadora es más eficiente?

Si tuviésemos que valorar cuál de los dos tipos es la más eficiente, sin duda es la secadora con bomba de calor. La eficiencia permite que un aparato eléctrico consuma más o menos energía para conseguir funcionar y eso se traduce también en un ahorro de dinero.

En este sentido, esta secadora funciona de manera más sostenible al calentarse el aire mediante una bomba de calor que es trasladado por un evaporador para hacer desaparecer la humedad. Esta se condensará y terminará cayendo en un depósito o desagüe. De esta forma, el aire vuelve al bombo limpio y listo para ser reutilizado.

Si bien es cierto que una bomba de calor puede ser más cara comparada con los otros tipos que hemos visto, la realidad es que necesita menos vatios para funcionar y eso se traduce en un ahorro energético y de dinero a largo plazo.

Para hacernos una idea, cada una de las secadoras consume:

-Condensación (8kg) gasta 4.2 kWh.

-Secadora con bomba de calor (8kg) supone 2.2 kWh.

All comments

Leave a Reply

Producto añadido para comparar